lunes, 8 de octubre de 2007

LA ASTRONOMÍA EN LAS CIVILIZACIONES ANTIGUAS

*MESOPOTAMIA

Dentro de Mesopotamia nos encontramos con el pueblo de los Babilónicos que estaban tecnológicamente muy avanzados.

De hecho su avance tecnológico era tan elevado que la calidad y complejidad de los equipos utilizados por éstos hacían rivalidad a los empleados mucho tiempo después por los Griegos.

Llamativamente su estudio de los cielos era empírico, realizando anotaciones matemáticas de todo lo observado. Gran énfasis encontramos en sus estudios sobre la erraticidad del movimiento planetario. Efectivamente, su mayor área de investigación, consistía en poder predecir la periocidad del desaparecer de los astros en el cielo y establecer las estaciones planetarias.

Tanto avanzaron en éste campo que fueron la primera civilización en poder predecir la ubicación de un planeta al futuro matemáticamente. De hecho, el estudio de las tablas de arcilla de escritura cuneiforme que dejaron, permite saber que pudieron solucionar los problemas de alteración del movimiento en ciertos astros erráticos.

La Tierra estaba representada con una gran montaña rodeada por agua y cubierta por la bóveda celeste. La bóveda no estaba formada por aíre, sino que era sólida y los picos más altos de la Tierra la sostenían.


*EGIPTO

La principal utilización de la astronomía en Egipto se basaba en la división del tiempo. Ya desde el año 3000 A.C. dividían el año en 360 días el cual, a su vez, se dividía en 3 estaciones que se repartían en 12 meses de 30 días.La esencia de está civilización influye en su astronomía.


Su estudio primordial se basaba en comprender algunos fenómenos como el crecimiento del Nilo, río en el cual habían notado una periocidad en sus desbordes. Esto les permitía coordinar sus cosechas y abandonar el área antes de que se produjera dicha catastrofe. Los escribas, principalmente, eran los astrónomos encargados de anotar todo tipo de avistamientos y observaciones estelares.

Sabemos que para ayudarse utilizaban un merkhet, una especie de compás estelar que permitía observar las estrellas y determinar la hora de noche. Esto era muy importante ya que requerían una gran precisión para saber cuándo, y cuándo no, realizar su gran cantidad de rituales.

*MUNDO HEBREO

La astronomía Hebrea era extremadamente inocente y plagada de supersticiones.

La bóveda celeste estaba muy lejos de la Tierra, y en ella habitaba un Dios quien, periódicamente, se encargaba de derramar agua sobre la Tierra para producir la lluvia.


Las estrellas y los planetas, a diferencia de las civilizaciones científicas del pasado, no se mueven por fenómenos matemáticos sino que son guiadas por el Dios quien les marca periódicamente sus caminos. También los fenómenos naturales como el viento, las tormentas severas y la luz son herramientas utilizadas por la deidad para administrar el mundo.

Esto llevó a que los Hebreos no se preocuparan mucho por la investigación analítica de los astros sino que, al contrario, recurrirían a la religión para explicar los acontecimientos celestesnte.

*CHINA

La astronomía en China se practicaba principalmente con fines esotéricos. Su deseo era, mediante el estudio de los planetas, poder predecir los acontecimientos futuros del reinado dinástico. No obstante, la utilidad principal era la de organizar su calendario el cual dependía fuertemente del Sol y de la Luna, presentando ciclos bisiestos cada 19 o 20 años para eliminar el desfasaje entre ambos astros.


Para el estudio de los astros utilizaban anillos, relojes de agua y principalmente un elemento análogo al gnomon helénico.
El hecho de que los planetas tengan nombres propios nos dice que no los trataban como seres inanimados sino como entidades vivientes y su estudio estaba preso a sus caprichos.


También, y esto se refleja en los señores feudales que reinaban los territorios, utilizaban los astros para explicar su sociedad.


Algo muy interesante es que tenían una leyenda, basada en teorías erróneas, que decía que cada 23 millones de años los planetas se alineaban entre si, trayendo serias consecuencias a la vida de los seres. Sin embargo, quizás lo más interesante, es su manera de dividir el ecuador en 28 casas resultando un número de 284 constelaciones, las cuales, a su vez, se dividían en pequeños símbolos estelares.

*GRECIA

Con Grecia llegamos por primera vez al estudio del cielo científicamente. Si bien los primeros Griegos explicaron el universo de manera religiosa, creando con esto la religión más poética, hermosa y bella de todas.

Por primera vez en la historia el universo sería visto con un ojo crítico y no con un ojo crédulo y temeroso.
Los astrónomos Griegos separaban la física de las matemáticas a la hora de explicar el universo.



Su estudio del cielo, durante la mayor parte del primer milenio antes de Cristo, sería rigurosamente matemático. Los Griegos entendían que el universo era algo majestuoso y perfecto, por lo que la matemática era la llave justa para desvelar sus misterios.

No obstante, todo científico griego era simultáneamente un filósofo, por lo que una explicación numérica no bastaría y se enfocarían en encontrarle una relación. Ellos sabrían que un planeta no se mueve por el mero hecho de moverse, algo debía intervenir en éste movimiento y no algo precisamente “místico” sino racional.

Gracias a los avances de Pitágoras, se hicieron un gran número de descubrimientos y relaciones en la lógica planetaria. Uno de éstos fue abandonar el concepto plano de la Tierra por el concepto esférico.También logró predecir una órbita mucho más exacta de la Luna.

Con Eudoxo, quien ampliaría el concepto de atomización de un fenómeno de Pitágoras, se abre una nueva etapa en la astronomía griega. Eudoxo propone la teoría de las Esferas, donde el movimiento de los planetas es estudiado de forma separado y no como un todo. Interpretando el movimiento de los planetas como un fenómeno circular y trayendo a la luz el concepto de órbita. Su trabajo además permitió entender el movimiento de las constelaciones a lo largo de la noche.

Con la mejora de la geometría en el siglo 3 AC llegaría una nueva etapa analítica en la astronomía Griega. Siendo Autolico y Euclides los abanderados de éstos nuevos descubrimientos. Tan importantes son sus contribuciones que podríamos decir que con Euclides y su obra Phaenomena se crean las bases de la astronomía matemática moderna. Aristarco mediría distancias planetarias con una exactitud asombrosa, sobretodo en lo relativo a la distancia entre el Sol y la Luna.